Y llegamos a la última entrega del tutorial para construir nuestro propio estudio de grabación casero. En esta última parte vamos a hablar de otro aspecto importante en todo estudio de grabación casero: la grabación de instrumentos. Veremos la grabación de instrumentos reales “conectables” a tu cadena de sonido, y veremos las posibilidades físicas de grabación con instrumentos virtuales.

Grabación de instrumentos reales.

Bien, para afrontar estas cuestiones vamos a ponernos en modo práctico. Para grabar un instrumento musical real tienes que fijarte en las conexiones de salida que tenga, si las tiene, porque puede que no sea así. Por ejemplo, puede que tengas un violín genial, de madera, con una caja de resonancia que roza la perfección, pero que no tiene salida de audio; y puede que también tengas un violín eléctrico con una salida de audio para conectarle un cable jack y enchufarlo a un amplificador….

Seguimos con la cuarta parte del tutorial para construir nuestro propio estudio de grabación casero. Ya hemos visto dos elementos claves del estudio: el espacio y el ordenador. En esta ocasión vamos a echar un vistazo a uno de los ejes más importantes de todo estudio de grabación, la tarjeta de sonido o interface de audio. También veremos si necesitamos mesa de mezclas o no, pero vayamos por partes.

Si decíamos que el ordenador era el cerebro de un estudio de grabación, la tarjeta de sonido es, sin duda alguna, el corazón. La tarjeta de sonido se conecta al ordenador, y a ella se conectan los altavoces, micrófonos, previos (en su caso), guitarras, etc.

Todo ordenador (tanto portátil como de sobremesa) trae de serie una tarjeta de sonido integrada, pero esta tarjeta de sonido que traen no suele ser apropiada para trabajar con audio. Más concretamente, no suele ser apropiada …